Centro de Escritura Universitaria

 Recomendaciones específicas1

Algunos consejos útiles para la construcción de los párrafos

    • El párrafo es un conjunto de oraciones relacionadas entre sí y que desarrollan una única idea.
    • No conviene redactar párrafos que consten de una única oración, más o menos larga. Como afirma Cassany (1999), el significado queda descompuesto en una lista inconexa de ideas y el lector se ve obligado por lo tanto a hacer el trabajo de relacionarlas y de construir unidades superiores.
    • También se aconseja evitar los párrafos excesivamente largos, ya que suelen contener diversas subunidades. En este caso, el lector se ve obligado a identificar y separar todas sus partes.
    • Resulta inadecuado repetir la misma idea en dos o más párrafos. También lo es ubicar en distintos párrafos ideas que deben ir juntas.
    • Debe evitarse que los distintos párrafos de un texto empiecen del mismo modo (con la misma estructura o con la misma palabra). También, que los párrafos terminen con la misma oración.
    • De modo general, es conveniente no reiterar las mismas estructuras sintácticas (por ej., construcciones antepuestas,  frases comparativas, sintagmas adverbiales o adjetivales) en los distintos párrafos de un texto.

 

Algunos consejos útiles para la construcción de las oraciones

    • Es conveniente evitar las oraciones excesivamente largas. Las oraciones deben leerse fácilmente y no deben obligar al lector a volver a leer su comienzo.
    • La estructura más comprensible es la de (Complementos Circunstanciales) Sujeto-Verbo-Objeto (Complementos Circunstanciales).
    • El principio de la oración es lo que primero ve y lee el lector y es lo que luego se recuerda mejor. Por ello, es importante que la información más relevante de la oración ocupe siempre esa posición de preeminencia.
    • Para lograr una prosa clara y concisa, deben eliminarse sin temor las palabras superfluas y los incisos irrelevantes.
    • Las subordinadas quedan mejor hacia el final de la oración, luego de la idea principal. Se las ordena según su significado o de las más cortas a las más largas. Solo los circunstanciales cortos (de espacio y de tiempo) se ubican sin problemas al principio de la oración.
    • Algunos usos de los gerundios (los que indican posterioridad o consecuencia o los que modifican a un sustantivo) son incorrectos y deben evitarse. De todos modos, conviene recordar que el exceso de gerundios, incluso de aquellos que son correctos, cargan demasiado la prosa.
    • Las oraciones negativas son más difíciles de comprender que las oraciones afirmativas. Por ello,  siempre que sea posible, se recomienda sustituirlas por formulaciones positivas.

 

Algunos consejos útiles para la selección de las palabras

    • Si una palabra puede suprimirse, es mejor suprimirla.
    • La repetición reiterada de una palabra en un mismo párrafo causa monotonía y quita profundidad a la prosa. Por ello conviene sustituirla por pronombres, sinónimos o incluso por una elipsis.
    • También empobrece la prosa el empleo abusivo de palabras comodines, por lo que es conveniente sustituirlas por otras con un sentido más específico. Son palabras comodines los verbos hacer, decir, tener, haber, existir; los sustantivos cosa, hecho, problema, tema o los adjetivos bueno, positivo, interesante.
    • Es preferible escoger palabras usuales o corrientes, en general más cortas que sus equivalentes más cultos, porque facilitan y agilizan la lectura. Así, por ejemplo, en lugar de aproximativo, inclusive, influenciar, visionar conviene utilizar aproximado, incluso, influir, ver.
    • Conviene evitar las palabras rebuscadas o difíciles, que hacen pomposa la escritura.
    • También es aconsejable eliminar los arcaísmos, que dan un tono vetusto a la prosa.
    • Conviene no abusar del empleo de los adverbios en –mente, que recargan y hacen más pesado el escrito.
    • Las muletillas o clichés lingüísticos, que en general aportan poco significado, recargan la sintaxis por lo que conviene no abusar de ellas. Ejemplos de muletillas son con el fin de,  en función de, de cara a, etc.
    • Debe evitarse el empleo de las mayúsculas para destacar una palabra. En su lugar, podrá utilizarse la cursiva.
    • Asimismo, deben evitarse las abreviaturas (en lugar de Pte. o de Prof. debe escribirse presidente, profesor, etc.).
    • En relación con las siglas, debe tenerse en cuenta que la primera vez que se las emplea en un texto, estas deben aparecer entre paréntesis luego del desarrollo de la denominación completa. Ejemplo: “Entre las resoluciones de la Organización de los Estados Americanos (OEA), deben destacarse….”. Una vez introducida de este modo, podrá utilizársela sin inconvenientes en el resto del escrito.


1Autora: María Marta García Negroni

© Centro de Escritura Universitaria, Universidad de San Andrés, 2012.