Prof. Jorge Gordon Taylor

1er. Director de Deportes de la Universidad de San Andrés (1989 - 2006)

No es fácil para mí como para ninguno de los presentes, encontrarnos en este momento aquí, para evocar la figura del Profesor Jorge Taylor, Director de Deportes de esta Casa de Altos Estudios, a quien la muerte sorprendió tempranamente hace poco tiempo atrás. Nuestro querido Gigi ya no está con nosotros y “no estar” es una manera de decir, porque todos sabemos que las personas trascendentes no nos abandonan nunca, y Jorge Taylor, a quien hoy rendimos nuestro más sentido homenaje en su lugar de pertenencia, la Universidad de San Andrés, con la asistencia de sus seres más entrañables, de sus colaboradores más allegados y de sus numerosos alumnos, fue una de esas personalidades que dejó una huella difícil de ignorar.

Hombre de trabajo, consecuente, aplicado, poseedor de un sentido romántico de la vida. Un soñador, un idealista siempre dispuesto a defender los más altos valores del espíritu, enfocados hacia la práctica del deporte. Su actitud y su pensamiento sustentaron, si duda alguna, lo que podemos designar como la ética deportiva. Gigi fue uno de los pioneros en concebir la idea de los encuentros de estudiantes universitarios a través del deporte, y de esas reuniones con sus pares, fue naciendo la entidad que nos enorgullece y que hoy vengo a representar, la ADAU (Asociación de Deporte Amateur Universitario).

Los que lo conocimos desde siempre lo vimos ir cumpliendo con tesón y entusiasmo distintas tareas. Fue además de Socio Fundador, Vicepresidente y también Presidente de la Comisión de Deportes. Imposible no hacer referencia a su inculcado espíritu de equipo que demostró en su desempeño como Vocal Titular, Vocal Suplente, Miembro de la Comisión de Prensa, de la de Canchas y Colores, todos pasos firmes, disciplinados y progresivos, como en una verdadera práctica deportiva.

Para él, el deporte fue un medio para la transmisión de los valores, un espacio para afianzar vínculos, para medir las propias posibilidades, para esforzarse y crecer en la sana competencia, para fortalecer el cuerpo y la mente, para generar amigos. Aquí estamos los suyos, con el propósito de que se lo recuerde en su verdadera dimensión de hombre de bien, de buen padre y esposo, de excelente profesional y de artífice de una entidad como ADAU . Como Presidente de la misma intento hoy sostener un manifiesto deseo suyo: que ADAU se conozca, que su labor se difunda, que se mantenga unida y solidaria, activa y emprendedora y que cumpla, como institución, con el sueño de uno de sus fundadores – el deporte como actividad vinculante y como espacio para el desarrollo de la ética -.

Encuentro oportuna la ocasión para hacer referencia a que ADAU ha instituido a partir de este año, por decisión unánime de sus miembros en la última reunión de su Comisión Directiva, la Copa Fair Play a la universidad cuyos equipos representativos, en cada uno de los Torneos, demuestren en la competencia haber internalizado los valores por los que tanto luchó y a los que consagró su vida Jorge Taylor. Hago mío el afectuoso saludo a sus deudos, de todos los que componemos esta Asociación, y a modo de consuelo a tan irreparable pérdida sufrida, les aseguro que Gigi será un modelo de conducta para las generaciones venideras.

Lic. Juan María Belotti

Univerisdad de Morón

Presidente ADAU


Recordar a Jorge Taylor es una nueva oportunidad para poner de relieve aquellos valores que fueron la piedra fundamental de su vida y de nuestro común ideario que es asimismo la clave de bóveda del pensamiento institucional de toda la ADAU. Con arreglo a los principios axiológicos que regían a su pensamiento, Jorge Taylor partía del convencimiento de que la ética deportiva debería ser complementada y fundamentada por la ética personal, para que de un modo preventivo prepare al joven deportista universitario como un portador de sentido espiritualmente valorativo, esto es sacarlo de ese estado de indiferencia y desarrollar en él la atracción por los valores vitales y ético-espirituales.

En consecuencia su propuesta consiste —por cuanto su ideario sigue vivo y vigente— en considerar al deporte universitario no sólo desde la competencia sino además, desde un punto de vista axiológico, como una puesta en acción de los valores a través de la educación ética en el deporte, esto es, en otras palabras considerar al joven deportista como una unidad existenciaria que al proyectarse pueda ir construyéndose a partir de sus propias elecciones y escala de valores. Quienes tuvimos ocasión de conocer a Jorge Taylor podemos dar fe de que era un hombre de convicciones profundas que basó toda su vida en el compromiso con ellas, teniendo siempre presente los más altos valores en los que fue educado y en los que profundizó para ser mejor con sus semejantes, que es el mejor modo de serlo consigo. Por este mismo motivo, me parece oportuno evocar las bases axiológicas de su pensamiento como una característica de nuestro querido Jorge, ya que ha sido la faceta vital qué más ha sobresalido como rasgo distinguido de su personalidad. Nuestro más sentido homenaje a su memoria.

Miguel Ángel Somogyi

Universidad John F. Kennedy


"Conocí a Gigi a las pocas semanas de hacerme cargo del incipiente Departamento de Deportes de la Universidad, no sé exactamente cuanto tiempo hablamos pero si tengo el vívido recuerdo que ya en esa primera charla comenzamos a pergañar la creación de una entidad que albergara diversas universidades con el objetivo de organizar el deporte interuniversitario a lo largo y ancho, no solo de la capital y gran Buenos Aires, sino del país. Fueron tiempos de mucha ebullición, consultas, cuestionamientos; ambos estábamos armando los respevtivos Departamentos de Deportes de nuestras Universidades y nos retroalimentábamos constantemente: "Qué deporte conviene mas? cuál para las chicas, cuál para los varones? Te dieron presupuesto para fútbol? y con rugby llegás a quince?" A la distancia todo parece lejano pero a la vez terriblemente cercano, el tiempo y la vida hicieron el resto; desencuentros, nuevos encuentros el crecimiento cada uno en su Institución y la creacíon de la ADAU cargada de idas y vueltas. El camino de irse encontró a Jorge con muchos sueños todavía por cumplir pero también con muchas contradicciones. Con sus defectos y sus muchísimas virtudes Gigi nos ha dejado una impronta que está ligada con la honestidad, la mesura, la buena voluntad y sobre todo con ofrecer segundas oportunidades; no por nada en algún momentoen en cada reunión de la ADAU se lo nombre o se haga alusión a él. Creo que con aquellos con quien compartió un momento de su vida nos permite referenciarnos para seguir tratando de cumplir sueños o derribar utopías."

Lic. Juan José Muchico

Director de Deportes

Universidad Torcuato Di Tella


Como “referee” de la UAR dirigía yo un “clásico” intercolegial: St. Andrews vs. St. George. George Gordon Taylor era “line-man” local (en esos tiempos los laterales eran cubiertos por gente de los equipos, ¡hasta en primera!...) Perdían por 3 a 0 y faltaba poco. Se forma un “scrum” cerca del lateral de “GiGi”; echa St. Andrews. Ligero “tornillo” y su medio-scrum abre a la línea, atacan y... ¡try de St.. Andrews! (en esos tiempos el try valía 3...) Empate y conversión para St. Andrews. En el “in-goal” un alumno me señala al “line-man” con su bandera alzada. Me dirijo en seguida a GiGi y me dice... “-Mi medio-scrum pisó la línea con el talón”. Retrotraje el juego al “line-out”, anulando el “try”... Perdió St. Andrews 3 a 0. Ganó el DEPORTE, 1.000 a 0. A ese gesto –que le agradecí y comenté a través de los años por todos lados...- algunos le llaman HONESTIDAD. ¡Yo le llamo JORGE GORDON TAYLOR! Honesto, respetuoso, serio, comprometido con sus convicciones, fue SIEMPRE un ejemplo digno de imitar... ¡en estos tiempos de tanta carencia de ejemplos!...

Juan Carlos Cutrera

Ex-Director de Deportes

Universidad de Belgrano


"Mi humilde concepto sobre Jorge, radica en que fué un defensor de los ideales mas sanos y fructíferos,que hicieran del trabajo por el deporte y la concreción de los mismos como una forma de manifestarse en la vida, donde los valores como compañero y ser humano, siempre estuvieron por encima de todo. El mejor de los recuerdos. "

Prof. Horacio Greco

Director de Deportes

Instituto Tecnológico de Buenos Aires